TARTA FRÍA DE MELOCOTÓN

jueves, julio 26, 2018


Hace años que no puedo tomar melocotones, después de hacerme todas las pruebas posibles para detectar alergias que me provocaban muchísimas urticarias año tras año, lo único que tengo claro y demostrado medicamente es que soy alérgica a la piel y a la pulpa del melocotón. Una de mis frutas preferidas desde pequeña que ahora no puedo probar, una pena, sin duda, pero que sigo cocinando para los de mi casa que si que toleran los melocotones y además les gustan mucho. 

En esta ocasión no he usado melocotones frescos para la receta, aunque no he podido evitar fotografiarlos. He usado melocotones en almíbar como llevaba la receta original que le vi a María José. Los he comprado, pero hace ya bastante tiempo que os dejé cómo hacer melocotones en almíbar en casa.  Lleva alguna variación con respecto a la receta original, uno de ellos es el añadido del azúcar a la receta y el otro es que he puesto gelatina neutra en lugar de la de limón, para destacar el sabor del melocotón. María José, por su parte, lo ha preparado en la Thermomix y yo esta vez he prescindido de ella.



INGREDIENTES:

  • 1 lata grande de melocotón en almíbar (sobre 850 gr)
  • 500 ml. de nata para montar
  • 250 gr. de azúcar glass
  • 2 sobres de gelatina neutra en polvo






PREPARACIÓN:

Montamos la nata con unas varillas o en la Thermomix (yo en la Kitchen Aid) y cuando esté casi montada le añadimos el azúcar glass, terminamos de montarla y reservamos en el frigorífico.

Abrimos la lata y sacamos los melocotones en almíbar, reservando el almíbar. Separamos dos trozos de melocotón y el resto lo trituramos bien, hasta que no haya restos de la fruta. Mezclamos, con la ayuda de una espátula, con la nata hasta integrar bien y reservamos en la nevera.




Ponemos en un cazo a calentar el almíbar y antes de que llegue a hervir retiramos, añadimos la gelatina en polvo y removemos bien. Dejamos enfriar unos diez minutos. Pasado este tiempo mezclamos con la mezcla de melocotón y nata que teníamos reservado. Integramos bien con movimientos envolventes. 

Engrasamos un molde con forma de corona  con spray desmoldante y en la base del molde vamos poniendo lonchitas de melocotón en almíbar, del que habíamos apartado al principio. Una vez cubierta la base añadimos la mezcla y dejamos enfriar unas cuatro horas o de un día para otro. 

Para desmoldar introducimos el molde en agua caliente para que se despegue fácilmente de las paredes, y si veis que no sale tan fácil pasáis un cuchillo pasado por agua caliente por los laterales del molde para que se despegue con facilidad. Podéis decorarlo con nata montada si os apetece, o acompañarlo de alguna bola de helado, si queréis, aunque tal cual ya está estupendo.


Como veis de nuevo una receta que no tiene dificultad y que no necesita horno y fresquita a la vez. Si queréis ver más postres ricos para esta temporada podéis hacerlo en el siguiente enlace. 

Feliz jueves.




También te gustará

0 comentarios

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe