ROSCOS FRITOS, RECETA MEJORADA (THERMOMIX Y TRADICIONAL)

jueves, marzo 26, 2020


Este año la Semana Santa la vamos a vivir de forma muy diferente, quizás  lo único que nos va a quedar son los dulces típicos de esta época a falta de Procesiones, playas y vacaciones. Hoy os traigo una receta tradicional de Semana Santa. Ya en los principios del blog publiqué la receta de mi madre, aunque como sigo probando otras recetas he decidido publicar también ésta otra receta, más precisa en cantidades de ingredientes y además con variantes importantes en los ingredientes. El resultado es una masa más blanda que hace que el rosco quede más esponjoso y tierno. Os pongo también la forma de hacerla en la Thermomix, por si queréis hacer la masa con ella, aunque podéis hacerla en vuestra amasadora o a mano. 


INGREDIENTES:


  • 1 kg. de harina de repostería
  • 4 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 200 ml. de leche
  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 125 ml. de anís dulce
  • Ralladura de una naranja
  • 1 sobre y 1/2 de levadura tipo Royal
  • 1 litro de aceite de oliva virgen extra para freír los roscos
  • 1/2 litro de leche para bañar los roscos
  • Azúcar y canela en polvo para rebozar los roscos




PREPARACIÓN:

Thermomix: Ponemos la mariposa y batimos los huevos y el azúcar a velocidad 4 durante 2 minutos. Añadimos la leche, el aceite, el anís y la ralladura de naranja, batimos 1 minuto más a velocidad 2. Por último, quitamos la mariposa y añadimos la harina y la levadura, programamos 5 minutos velocidad espiga. Sacamos la masa y dejamos reposar tapada con un paño húmedo durante una media hora.

Tradicional: Batimos con unas varillas eléctricas  o con un tenedor los huevos con el azúcar hasta que blanqueen, añadimos entonces la leche, el aceite y el anís, junto con la ralladura de naranja. Seguimos batiendo hasta que se integre todo completamente, por último vamos añadiendo poco a poco la harina junto con la levadura (tamizamos ambas), y seguimos mezclando con un tenedor hasta que ya no se pueda, momento en que empezaremos a amasar a mano hasta integrar todo la harina. Una vez tengamos una masa lisa tapamos y dejamos reposar una media hora.





Mientras tanto ponemos una sartén, mediana o grande, que sea honda para poder freír con comodidad los roscos, el aceite y calentamos bien. Nos mojamos las manos en aceite y empezamos a formar los roscos, en este momento cada uno tiene su técnica para hacerla, yo cojo una bola de masa no muy grande y hago con ella un bastón, aplano sobre la encimera, y cierro presionando ambos extremos y luego voy doblando los extremos hasta el centro para darle la forma característica. Freímos en tandas de cuatro o cinco hasta que estén dorados por ambos lados. Vamos sacando y dejamos sobre papel absorbente. 

Una vez fritos y fríos pasamos por leche (yo caliento la leche y la aromatizo con un palo de canela y dejo enfriar totalmente) y después rebozamos en una mezcla de azúcar y canela. 

Guardamos durante unos días en una lata. Y podemos congelar, porque congelan muy bien. Por lo que si congeláis en tandas de aquí a Semana Santa podréis ir tomando un rosco cada día. Con estas cantidades a mi me salieron 28 roscos grandecitos. 



Y si queréis ver cómo realizo otro dulce típico de Semana Santa, como es la leche frita, esta noche a partir de las ocho y media en el programa Aquí la Tierra de TVE podréis verme, en un reportaje que grabamos hace unas semanas. Espero que os guste.

Feliz jueves.


También te gustará

1 comentarios

Seguidores de BLOGGER

Subscribe