TARTALETAS DE TOMATES CONFITADOS

jueves, febrero 08, 2018


Ya os he comentado muchas veces que en casa cuando recibo visita siempre me gusta preparar muchos aperitivos, porque así no te juegas a una sola carta el menú, sino que se convierte en un menú variado y con poca posibilidad de errar. Así que cuando vi esta receta en el último libro de aperitivos que me he comprado me gustó tanto por sus ingredientes que fue amor a primera vista.


INGREDIENTES (para 10 tartaletas):

  • Para las tartaletas:
  • 1 masa quebrada
  • 1 huevo batido
  • Para los tomates confitados:
  • Tomates cherry en rama
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de tomillo
  • 250 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Para la crema:
  • 200 gr. de crème fraîche
  • 3 cucharadas de mostaza de Dijon
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Unas hojas de albahaca fresca





PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 100º, ponemos los tomates, el ajo, el tomillo, el aceite, la sal y la pimienta en una fuente de horno, y horneamos de 20 a 30 minutos hasta que se ablanden, sin cocer en exceso para que no se rompan. Cuando estén listos los sacamos del horno, los dejamos enfriar y los escurrimos sobre papel absorbente. Los que nos sobren los dejamos en un tarro con el mismo aceite en el que se han confitado, y los usaremos para pizzas o ensaladas.


Mientras, desenrollamos la pasta y la cortamos en círculos medianos que cubran los huecos del molde para las tartaletas (yo he usado un molde de magdalenas). Forramos los moldes con la pasta y cubrimos con papel vegetal cada hueco, rellenamos de garbanzos para que hagan peso y horneamos unos 15 minutos a 180º. 


Retiramos los garbanzos y el papel y pintamos cada tartaleta con huevo batido. Volvemos a meterlas en el horno y horneamos hasta que estén doradas. Sacamos la pasta del horno y dejamos enfriar las tartaletas completamente.


Preparamos la crema, para ello mezclamos la mostaza con la nata en un bol y salpimentamos. Picamos finamente las hojas de albahaca y las añadimos a la mezcla. Salpimentamos.


Colocamos una cucharada de crema en cada tartaleta, coronamos con un tomate cherry confitado y le ponemos unas hojitas de albahaca para decorar.  



Como las tartaletas al refrigerarse pierden mucho, lo que haremos en tener la crema bien fría antes de ponerla, ya sea por haberla hecho con antelación o por tener los ingredientes de ésta bien fríos antes de hacer la crema. Así evitaremos refrigerar la tartaleta ya terminada. Y si no os queda más remedio las metemos en un táper y tapamos hasta la hora de servir.


A nosotros nos han gustado mucho en casa, es una explosión de sabores muy fina y presentados un bonita tabla alegrarán vuestra mesa.

Feliz jueves.


También te gustará

0 comentarios

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe